Inicio Facts of life 55- El refugio de las ánimas

55- El refugio de las ánimas

por FerJCano

“Palabras y plumas, el Viento las Tumba”. Refrán charro.

Cuando uno sueña varias veces lo mismo puede deberse a varias razones. Puede ser una deuda con tu propia estirpe o un evento traumático, una enfermedad prolongada o alguna acción no completada que repercute en la mente y la memoria o, el intento del subconsciente por trasmitir algún mensaje. También se puede tratar de un encargo que la persona que sueña está recibiendo como único destinatario, consignado a comunicar algo difícil de entender para los demás.
“Ahora bien, en otros casos, los sueños recurrentes pueden estar intentando transmitir un único mensaje importante para el soñador. Algunos expertos en el tema creen que los sueños repetitivos son provocados por espíritus guía, quienes están tratando de conectar con el soñador para darle un mensaje. El hecho de que el sueño se produce en varias ocasiones sugiere que se trata de un mensaje que no ha sido debidamente recibido.
Si hay un mensaje importante para el destinatario, el Universo encontrará muchas maneras de asegurarse que llegue. Es por este motivo que es importante averiguar qué significa el sueño. Incluso si es una pesadilla, no hay que tener miedo de averiguar lo que están tratando de decir. Cuando el “creador de sueños” es persistente, tan insistente, podemos estar seguros de que el mensaje es importante. Y si no entendemos el mensaje, entonces no entenderemos en el nivel consciente lo que se está transmitiendo.
Y cuando los sueños recurrentes comienzan a tener ligeras variaciones, eso significará que ya estamos entendiendo el propósito del sueño y lo estamos haciendo en un nivel intuitivo, respondiendo, tomando medidas, o haciendo cambios en nuestra vida cotidiana. Porque al igual que los sueños normales, funcionan de esta manera: hacen un buen servicio si los recordamos o si los entendemos, y mucho más si los asimilamos a un nivel intuitivo”.
Cada capítulo de este «sueño recurrente» tiene matices intensos y respuestas inusitadas cuando transito al estado de vigilia. Y cada vez más, disminuye la angustia de la conciencia. Es como si esta ilusión del subconsciente fuera convirtiéndose en un territorio semidesconocido donde las sorpresas pueden darse sin ansiedad.
Me doy cuenta, conforme se repite la experiencia que el sueño comienza siempre por la visión de la residencia en el claro del bosque y se va definiendo, conforme se repite la experiencia, con más detalle en su recorrido. De la primera vez, mi salida tuvo el drama que entraña toda pesadilla: sufrimiento imaginario y secreción de adrenalina, cuerpo empapado y convulsionado, ritmo cardiaco en fuga alterada y retorno a la conciencia. Lentamente, saber la causa del pavor, es exorcizarlo, trato de recordar detalles para analizarlo.
Conoceré a seres que trasformarán mi esencia. Siento que pueden ser puntos clave en la trasmisión de un mensaje enviado ya décadas atrás. Su estructura la componen cuatro visitas, cada una envuelve a la siguiente, dándole continuidad, fluidez y ritmo.

Continúa.

Deje un comentario